Ventosa o cupping

La ventosa es un antiguo instrumento terapéutico que aplicado sobre la piel succiona el tejido hacia dentro de ella mediante un vacío. Ha sido usada por diferentes civilizaciones a lo largo de la historia y su origen se remonta a la antigua China.

Su principal función es movilizar el flujo de la sangre y drenar, succionando las toxinas estancadas en otros tejidos más profundos hasta la piel favoreciendo el riego sanguíneo y ayudando a la homeostasis (autorregulación del organismo) siendo beneficioso para múltiples dolencias relacionadas con los tendones, músculos, fascias o sistema nervioso periférico.

Se pueden emplear fijas sobre un punto en concreto o en movimiento, cada una con una finalidad específica.

Existen diferentes tipos de ventosas en cuanto a material, medidas y modo para realizar la succión. Las más comunes en occidente son las de fuego y las de plástico con bomba de vacío.

El terapeuta siempre deberá tener en cuenta la opinión del paciente en lo que al dolor se refiere.

En mi opinión creo que nunca deberíamos de colocar una ventosa con la intensidad muy alta ya que debemos de prestar especial atención al paciente para que pueda respirar de un modo armonioso, pues si el paciente bloquea su respiración es probable que contraiga la zona muscular y estemos perjudicando en lugar de beneficiar.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags